top of page

¿CÓMO PROFESIONALIZAR TUS ESCRITOS LEGALES?

Actualizado: 21 sept 2021

-LAS 4 FASES-


La comunicación escrita en el hacer diario de un abogado, es fundamental para la obtención de buenos o mejores resultados en su gestión.


Aunque actualmente la oralidad se encuentra en una "fase de expansión", la misma no ha culminado de una forma tal, que elimine la comunicación escrita, que aun llegando la primera a los niveles esperados, siempre ocupará complementarse de la segunda, sea por canales digitales o de forma física.


Por ello resulta imprescindible, que para evolucionar en nuestra comunicación escrita y hacerla efectiva y profesional, consideremos las 4 FASES siguientes:


FASE 1. ELEMENTOS TÉCNICOS.

Nunca será irrelevante aunque jurídicamente no es obligatorio que consideremos los elementos “técnicos” en nuestros escritos, los cuales se retoman de los esenciales para redactar cualquier texto, incluso de carácter escolar, en el entendido de que este artículo se dirige a profesionistas de derecho, los cuales tienen la responsabilidad de demostrar una correcta formación académica.


Los elementos técnicos que debemos considerar son:

  • Tamaño de las hojas;

  • Tipo de letra;

  • Interlineado;

  • Impresión a 1 cara;

  • Recursos de realce (negrita, subrayado y cursiva);

  • Tamaño de la letra;

  • Márgenes;

  • Extensión de los párrafos;

  • Títulos y subtítulos;

  • Uso correcto entre mayúsculas y minúsculas;

Y no menos importante será, la limpieza y pulcritud al presentarlos, además de tener una excelente ORTOGRAFÍA.


FASE 2. ELEMENTOS DE ESTILO.

Para una comunicación efectiva por vía escrita, es importante que consideremos lo siguiente:


1. PRECISIÓN. La cual se logra, utilizando de forma correcta la gramática al momento de redactar nuestras ideas y fundamentar las peticiones.


2. CLARIDAD. Exponer de manera simple una narración, sin agregar elementos o circunstancias que aparenten una repetición de hechos o situaciones innecesarias o bien, intrascendentales o irrelevantes.


3. OBJETIVO: se logra focalizando la respuesta a las dos interrogantes principales ¿qué promovemos y qué queremos conseguir de forma razonable?, para lo cual se sugiere tomar un título como guía y no perderlo de vista.