LA PANDEMIA ¿ACELERADORA DE SUICIDIOS?

-PARTE 1-


Los intentos de suicidio no son una forma de llamar la atención, sino una forma desesperada de encontrar alivio a un dolor emocional que constriñe el pensamiento”.

Edwin Shneidman.



¿QUÉ HACER EN CASOS DE INTENTO DE SUICIDIO?


A razón de las palabras del presidente de la Asociación Mexicana de Suicidología, DR. QUETZALCÓATL HERNÁNDEZ CERVANTES sobre lo primero que se debe de hacer con los intentos de suicidio por estar en riesgo la vida, es llamar al 911 y de ahí será canalizado según la pertinencia de la situación. Mención importante para los que tienen dudas sobre a quién acudir en estos casos. Ahondaremos más al respecto en las subsecuentes publicaciones de este BLOG sobre el tema del SUICIDIO.



¿INCREMENTÓ EL SUICIDIO EN LA PANDEMIA?


Analizando algunas cifras del año pasado y el antepasado y comparando la estadística en México la Secretaría de Salud reporta 2,130 suicidios entre enero y junio del 2020 y 3,665 intentos de suicidio en el PRIMER SEMESTRE DE LA PANDEMIA; comparados con los 4,183 suicidios en 2019 y 5,464 intentos en el mismo año, pareciera en comparativa no tan grave, sin embargo, según los datos oficiales, la tasa de suicidios en México ha aumentado desde 2008.


Sin estudios aún que nos permitan entender a profundidad el fenómeno al que nos estamos enfrentando, resulta imposible hacer un análisis determinante, máxime cuando dichos estudios, tendrían que estar focalizados a nuestro México, a nuestra población y a nuestras circunstancias, pues desde el luego el efecto del confinamiento no es el mismo al que se llegó en países de primer mundo, pudiendo preverse una variante muy amplia por la diferencia en economía, educación, difusión y calidad de vida. La epidemia impactó y sigue impactando día a día a los mexicanos en su economía, en su salud física y por supuesto en su salud mental.



¿QUÉ HEMOS OBSERVADO?


A nuestra unidad de psicología FICCAP, llegan a consulta casos como:

  • Sr. X: “Medio parálisis facial, me miro en el espejo me masajeo y en mi mente solo escucho ¡mátate!”.

  • Otro:” son muchísimas cosas, en realidad solamente estoy ahí, sin ganas de hacer nada, hay días que no siento, con intentos de suicidio años atrás y tratamientos farmacológicos” (sic).

  • Otro: “me he sentido sola, fui al doctor, he perdido mucho peso, pero dice que no tengo ningún problema médico, que es psicológico, debe ser porque está cerca la fecha del difunto (sic).


Casos tan evidentes como el primero en donde el apoyo debe ser inmediato, recurrentes como el segundo y con síntomas asociados a la ideación suicida como el tercero están siendo muy comunes en la práctica cotidiana del ámbito clínico. Como lo mencioné, según las estadísticas después del dos mil ocho hubo un aumento creciente en los intentos y ejecuciones de suicidio y en el lapso de la pandemia no se observa un aumento significativo asociado a este fenómeno (aun así ha ido en aumento), sin embargo, sí existen muestras claras que los síntomas relacionados al suicidio o la ideación suicida se están agudizando.



¿CUÁLES SON LAS CAUSAS INMEDIATAS AL SUICIDIO?


· Abuso de drogas o alcohol;

· Un intento anterior de suicidio;

· Depresión u otro trastorno del estado de ánimo;

· Sentimientos de desesperación o inutilidad;

· Conducta antisocial impulsiva o agresiva;

· Ansiedad severa, ataques de pánico;

· Antecedentes familiares de conducta suicida;

· Vergüenza, humillación o rechazo;

· Disponibilidad de un arma de fuego.


Además de los factores conocidos como la estación del año, la edad, el sexo, el ingreso económico, el estado civil. Asociado a estas causas, es probable que en estudios ulteriores se encuentren como situaciones importantes que ha exacerbado la pandemia: el aumento de la depresión, el abuso de sustancias y la violencia doméstica, por ejemplo.



¿DE DÓNDE SURGE LA IDEACIÓN SUICIDA?


Generalmente los ADULTOS con deseos de muerte e intención de suicidio, tienen un historial de problemas con la familia, pareja o cónyuge. A menudo tienen problemas de alcoholismo o drogadicción, ajuste social o de carácter laboral. La depresión es un factor en 70% de los suicidios (Lecomte y Fornes, 1998). Revisando este rubro, es algo ascendente en este último año ¿no les parece? Algunos factores como los anteriores llevan a ver en la muerte un medio de poner fin al sufrimiento.


En los JÓVENES el suicidio se relaciona estrechamente con la conducta agresiva, pues es una tendencia a desahogar la ira y la hostilidad en momentos de frustración. Situación que resulta muy difícil de manejar en la actualidad, derivado de la expansión de información y bombardeo de tendencias, parámetros estéticos, nivel socioeconómico y otros más con los que los jóvenes buscan identificarse a través de lo que observan en las REDES SOCIALES y que muchas veces les resulta imposible de alcanzar e incluso imitar, lo que, sumado a factores familiares y personales, les produce una insatisfacción descontrolada. La tendencia suicida, aumentó considerablemente en este población según las estadísticas en México; anteriormente se encontraban más casos en adultos mayores, pero los números se están estrechando.




¿EN QUÉ MOMENTO LA IDEACIÓN SUICIDA SE VUELVE UNA REALIDAD?


El riesgo es elevado cuando el impulso de dañar se vuelve hacia adentro

(Jamiston 200).


Por lo regular, los suicidas se aíslan de la gente, se siente inútiles, inermes e incomprendidos, ¡QUIEREN MORIR! Una autoimagen extremadamente negativa e intensos sentimientos de desvalidez indican un alto riesgo de suicidio (Beck et al. 1990; Boerges, Spirito y Donalson 1998). Parece que este fenómeno de la PANDEMIA está proporcionando todos los medios adecuados para aquellas personas que tenían características suicidas. No siempre es necesario un largo historial de esos problemas para crear el deseo de suicidio.

Cualquiera puede llegar temporalmente a un estado de depresión lo bastante severo para que intente suicidarse. Para el individuo común son muy peligrosos: el divorcio, la separación, el rechazo y muchas veces el duelo derivado del incremento de decesos con motivo de la PANDEMIA. Situaciones que parecen intolerables y producen un intenso deseo de morir, escapar o de obtener alivio (Beorges, Spirito y Donalson 1998). Por lo que, de manera aislada o en conjnto parece un "caldo de cultivo", una sopa primordial, no solamente para las personas que son propensas por todas las características ya mencionadas, sino también las personas que no las poseen.


La complejidad y delicadeza con la que debe ser tratado el tema del suicidio, nos lleva a entender que ocupa el mismo foco de atención e incluso el mismo NIVEL DE ALERTA MUNDIAL como la PANDEMIA, que al día de hoy esta última, al menos a “vista de esperanza”, pareciera se va esfumando, sin embargo, la ideación suicida y el suicidio van en AUMENTO, afectando a cada uno de los estratos de la población, sin importar la edad, el nivel socioeconómico o el sexo.



Les invitamos a que nos lean en la siguiente entrega (PARTE 2) y que participen en el apartado de comentarios.


En FICCAP ¡lo más importante, eres tú!, queremos saber de ti, comunícate con nosotros para mayor información del tema y para conocer más acerca de nuestros servicios.


¡GRACIAS!

262 visualizaciones0 comentarios