top of page

TRIBUNAL ELECTRÓNICO ¡RENOVARSE O REZAGARSE!

Actualizado: 9 may 2021


 

Hace unas semanas desperté con una idea en mi cabeza: ¿cómo iba a cambiar el mundo jurídico después de la epidemia? Porque situaciones como la que estamos viviendo, no sólo traen cambios sociales o económicos, cambian nuestra percepción de la vida, hacen que nos cambie la información del "chip".


Fue tan grande mi sobre salto, que corrí a tomar mi celular y enviar un mensaje en el grupo de WhatsApp de mis alumnos de posgrado. Les pedí actualizarse, checar las reformas, seguir las indicaciones del Tribunal, no desesperarse por la falta de trabajo, pero principalmente prepararse para lo que venía: "una nueva era tecnológica en el mundo jurídico".


Se leían por todos lados noticias sobre la epidemia, la suspensión de labores, las clases mediante video llamada. Anunció la SEP materiales en línea y dijeron algunos padres que no había los recursos suficientes para tener internet y computadora. Entonces se optó dejar los materiales en las escuelas a su disposición y dijeron que no podían arriesgarse a salir por ellos, se les ofreció llevárselos a domicilio y aún así, muchos pusieron "peros", ¡reflexionar sobre ello se los dejo de tarea!, porque muchos mostraron mucha fortaleza en formarse por las pizzas el día del niño y en conseguir cerveza cuando casi no había.


No quiero ser insensible y entiendo que hay muchas personas lastimadas económicamente, sin embargo, a los que tenemos algo más en las manos, nos toca avanzar para poder jalar, aunque lamentablemente no podamos hacerlo al mismo tiempo.



En ese proceso de adaptación, opté por buscar mis archivos de la "firma electrónica" que anunció el Tribunal hace años, que pocos tramitamos y que a mi parecer, era desilusionante, porque los servicios eran muy limitados. El trámite era sencillo, pero poco práctico para ese momento.


Es importante ver que la epidemia también sacudió al Tribunal, no sólo a las personas o a nosotros como abogados, les hizo tener la necesidad de usar lo que ya tenían y no querían soltar, también por resistencia de muchos, imagino.


Bueno, resultó que mis archivos de firma electrónica, estaban por caducar. "Revoqué la firma" e hice mi trámite de nuevo, muy sencillo:


  • Cédula (para abogados) o INE para interesados.

  • Comprobante de domicilio.

  • CURP


*Todo en formato PDF.

*Hay aplicaciones como CamScanner que son gratuitas y ocupas la cámara del celular o puedes pasarlo a word y exportar como PDF o hay convertidores en línea.


Medio trámite en línea y medio en "telepresencia" como ellos le llaman, es decir, video llamada para los que usamos el Zoom y ese tipo de plataformas. Sólo verifican tus datos y de manera remota generas el archivo que te falta. Al final debes tener tres archivos en total: dos cuando haces la solicitud: .req (una solicitud gestionada por generador) .key (se lee "qui", que es la "llave" de acceso) y el .cer cuando haces la telepresencia (que es el archivo de autenticación o personalización de datos). Se llena un formulario sencillo al iniciar el trámite y uno previo a la video llamada para identificarte.




Para nuestros clientes, es decir, los "interesados" o partes en el proceso o procedimiento, es igual, sólo cambia el documento de identificación: en lugar de cédula, su INE o identificación oficial en términos de lo que dispone el Código Civil del Estado de México.